miércoles, 11 de enero de 2017

El ajedrez salteño gana su mejor partida



Javier Cornejo
Nuestro amigo Javier Cornejo nos hace llegar este artículo de Francisco Sotello sobre trabajo que realiza la Cooperadora Asisitencial por iniciativa suya. 
Creo que es una de esas iniciativas que valen la pena.

Jaque Mate a la Violencia es una iniciativa que prendió fuerte en los barrios, donde el milenario juego ciencia aparece ahora como uno de los recursos para trabajar en serio por la inclusión.


Axel tiene 12 años y vive en un barrio de Salta, uno de tantos barrios en los que el desempleo, la pobreza y la crisis educativa no son cuestiones de laboratorio sino que se viven en la piel. En su barrio hay patotas, por supuesto. La palabra define a una especie de asociación ilícita dedicada al dominio territorial, las peleas, el paco y, eventualmente, el robo. Visto de otra manera, más minuciosa, podrían definirse como frágiles grupos acorralados por la exclusión. Los hermanos de Axel son parte de alguna patota, pero él se dedica a otra cosa: juega al ajedrez en el Centro de Integración Comunitaria. Esa elección, que lo aleja de las veredas de la violencia ha convertido al adolescente en un personaje respetado entre sus pares. El instructor y árbitro provincial Cristian Gutiérrez, que dirige en Santa Cecilia a uno de los grupos de Jaque Mate a la Violencia asegura que ese prestigio alienta a los padres para que acompañen esta iniciativa que coloca al milenario juego - ciencia de los príncipes dentro de una estrategia para construir inclusión y paz social.
El ajedrez, cuyo verdadero origen se oculta en la noche de los tiempos, es un juego que combina la estrategia militar con el cálculo matemático y, como en ambos casos, pone en juego el autocontrol y la racionalidad por sobre cualquier forma de violencia. Es por esas condiciones que el presidente de la Federación Salteña de Ajedrez, Pablo Aramayo, y la Cooperadora Asistencial, representada por el abogado Javier Cornejo, decidieron llevar a cabo una apuesta: combatir todas las formas de violencia que se ensañan con los jóvenes haciendo llegar a la periferia salteña el ajedrez, como instrumento de contención.
La Federación Salteña de Ajedrez acredita una rica historia y algunos nombres ilustres; históricos, como la familia Belmonte, y rutilantes, como el precoz maestro Julián Vilca que en un 2016 lleno de éxitos tuvo un excelente desempeño en el torneo internacional de Khanty Mansiysk, en Siberia. Con la conducción de Pablo Aramayo, la FSA salió a los barrios. En los CIC de Asunción, Limache, Unión, Santa Cecilia, Solidaridad y Constitución ya funcionan las escuelas de ajedrez a cargo de los instructores Mario Alejandro Ramírez, Alejandro Gaite, Esteban Vargas, Facundo Carral, Omar Rojas, Cristian Gutiérrez y Francisco Torres, entre otros.
"Poco a poco, sin aflojar", así definen los ajedrecistas salteños el viraje hacia el compromiso social que va tomando su pasión.
Los resultados son alentadores. Jaque mate a la violencia gana espacio en bibliotecas populares parroquias, dentro del servicio penitenciario, en instituciones como la Escuela de Artes y Oficios y el histórico Club Comercio y tuvo su espaldarazo en el apoyo que le brinda dentro de la Cooperadora Asistencial el representante de la Cámara de Comercio, Javier Cornejo. "Creo que es un año exitoso, y sobre todo, auspicioso", evalúa Aramayo.
Los instructores coinciden. "Hay resultados perceptibles que se traducen en una buena actitud, mucho compromiso y entusiasmo de los chicos", explica Vargas. "La meta de sacar de sus mentes la predisposición a la violencia es alcanzable, con el acompañamiento de los padres; y este se va dando porque ellos valoran al ajedrez".
Los chicos participan en torneos, donde se estimulan y a los que se suman los padres.
Jaque mate a la violencia se maneja con varios principios claros. Están convencidos de que el ajedrez es más que un juego; es una actividad que educa a los chicos en la aplicación de ciertos hábitos en la vida cotidiana, tales como analizar el error, proyectar, administrar correctamente el tiempo, ser creativos, con disposición al sacrificio y vocación de superación personal.
El escenario que enfrentan es crudo y lo conocen bien: "nos concentramos en crear un lugar de recreación para sacar a la juventud del alcoholismo, la drogadicción, la falta de contención, ayudándoles a desarrollar un pensamiento más abierto, a disminuir la violencia de las calles y a sacar a los chicos del laberinto de los pensamientos suicidas".
La realidad social es tan dramática como las que usan los ajedrecistas para describirla. Cuesta creer que en cada barrio se contabilizan tres o cuatro suicidios por mes, todos ellos nacidos del paco y, en especial, de la pérdida de expectativas.


Los objetivos tienen además fundamentos pedagógicos. "El ajedrez es la simple manera de expresar la creatividad y la inteligencia de cada persona, pero va más allá. El ajedrez no se juega de a dos, sino de a cuatro: cada uno y su mente, contra el rival y su mente. El dominio de uno mismo y la mente será el desafío y mejor logro. Y si un niño aprende su mente se abrirá a un mundo lleno de obstáculos pero frente a los cuales la estrategia y la confianza en sí mismo permitirán superarlos. Al ajedrez se lo debe enseñar para enseñar a vivir", sostiene Aramayo.
Los trebejistas sociales caminan las calles y respiran el aire de los barrios. Sus opiniones sobre la realidad no son temas de sobremesa sino compromiso de vida.
Su sueño es poblar todas las plazas con tableros, como lo hicieron varios domingos de 2016 en la 9 de julio.
Aprender a pensar, prever y decidir
Omar Rojas es ajedrecista de corazón e instructor en Constitución. Habla con entusiasmo al realizar un balance del año 2016. "Todo positivo. Trabajamos con la Policía Infantil, Constitución sacó un premio, los padres nos apoyan cada vez más y cada vez hay más niñas y jóvenes que se suman al ajedrez".
Rojas está convencido de que el proyecto va por muy buen camino aunque, advierte, "nosotros no hacemos apostolado de ajedrez; nuestro compromiso más profundo consiste en que nuestro deporte sirva como instrumento de recuperación de los jóvenes".

Jóvenes ajedrecistas en el CIC de Barrio Unión con el instructor Francisco Torres. Foto Pablo Yapura

Ese compromiso tiene un fundamento teórico. El ajedrez tienen valor educativo por su carácter de entretenimiento, porque desarrolla el pensamiento táctico, las capacidades lógico motrices de resolución de problemas y ejercita en la toma de decisiones. Además, demuestra ser un formidable instrumento de socialización que atraviesa todas las barreras sociales y culturales.
"El juego ejercita la atención porque el jugador debe concentrarse en lo que ve y en lo que puede pasar; ejercita la memoria, porque cada partida es una experiencia que se acumula", opina Alejandro Gaite, de Asunción.
Es una práctica inigualable de razonamiento, desarrolla la creatividad, obliga a fortalecer el carácter, porque "todo jugador se compromete con el juego y pone todo de si mismo", acota Facundo Carral, instructor de Limache.
Cristian Gutiérrez, de Santa Cecilia, destaca que "como juego individual, el ajedrez fortalece el protagonismo y la responsabilidad personal del jugador".
La fortaleza del ajedrez, la que lo convierte en un medio de fuerte influencia social, radica en que no se trata de un mero entretenimiento individualista, sino que vincula y compromete al jugador con la realidad al obligarlo a analizar, prever y resolver, y sentir que es capaz de tomar decisiones.
"La exclusión genera en los chicos el sentimiento de que nada se puede cambiar y que todo está predeterminado; el ajedrez les permite experimentar personalmente que la vida es una construcción de la que uno es protagonista", concluye Javier Cornejo.

lunes, 19 de diciembre de 2016

50 AÑOS REZANDO POR LA PAZ MUNDIAL


Felipe Hipólito Medina





 “La No-Violencia: un estilo de política para la paz” (Papa Francisco)




“Nos dirigimos a todos los hombres de buena voluntad para exhortarlos a celebrar «El Día de la Paz» en todo el mundo, el primer día del año civil, 1 de enero de 1968. Sería nuestro deseo que después, cada año, esta celebración se repitiese como presagio y como promesa, al principio del calendario que mide y describe el camino de la vida en el tiempo, de que sea la Paz con su justo y benéfico equilibrio la que domine el desarrollo de la historia futura.
Nos pensamos que esta propuesta interprete las aspiraciones de los Pueblos, de sus Gobernantes, de las Entidades internacionales que intentan conservar la Paz en el mundo, de las Instituciones religiosas tan interesadas en promover la Paz, de los Movimientos culturales, políticos y sociales que hacen de la Paz su ideal, de la Juventud, —en quien es más viva la perspicacia de los nuevos caminos de la civilización, necesariamente orientados hacia un pacífico desarrollo—, de los hombres sabios que ven cuán necesaria sea hoy la Paz y al mismo tiempo cuán amenazada.” Así comienza la carta del Papa Pablo VI en 1968 cuando convocaba a la primera jornada mundial por la Paz, y los siguientes pontífices siguieron con esta tradición de orar y generar actividades que promuevan la paz y la conciencia de trabajar todo el año por la paz entre los pueblos y naciones. Tanto Juan XXIII como Pablo VI fueron grandes maestros de la Paz. Juan Pablo II fue un gran promotor de diálogo y paz, entre las naciones y sobre todo entre las religiones. El papa Francisco  tomó a la Paz como el eje de su programa pastoral convocando a todas las religiones a orar y trabajar por la paz mundial, conciente de que vivimos en un clima de guerra mundial no convencional; “una tercera guerra mundial  por partes”,  dirá el mismo Papa.
Este año ha convocado a la 50ª jornada mundial por la paz para el 1 de enero de 2017 con el lema  “La No-Violencia: un estilo de política para la paz”.
 Francisco nos recuerda que “la violencia y la paz están en el origen de dos maneras opuestas de construir la sociedad. La proliferación de brotes de violencia da origen a gravísimas y negativas consecuencias sociales. ‘Una tercera guerra mundial por partes’”, es la expresión  que ha utilizado en distintas ocasiones para referirse a los diversos conflictos que ocurren en el mundo.
La paz tiene consecuencias sociales positivas y permite realizar un verdadero progreso. Por lo tanto, debemos movernos en los espacios de lo que es posible, negociando vías de paz, incluso ahí donde las dichas vías parecen ambiguas e impracticables, dirá el Papa. De esta manera, “la no-violencia podrá adquirir un significado más amplio y nuevo: no solo como aspiración, deseo, rechazo moral de la violencia, de las barreras, de los impulsos destructivos, sino como enfoque político real y realizable, abierto a la esperanza”.
“Se trata de un método político fundado en la primacía de la ley. Si se salvaguardan los derechos de cada persona y la igual dignidad de cada uno sin discriminación ni distinción, la no-violencia, entendida como método político, puede constituir una vía realista y llena de esperanza para superar los conflictos armados. En esta perspectiva, es importante que siempre se reconozca la fuerza del derecho, en vez, del derecho de la fuerza”.
Con este mensaje, el Papa Francisco desea indicar un ulterior paso, un camino de esperanza conforme a las presentes circunstancias históricas: para obtener la resolución de las controversias a través de la negociación, evitando que se degeneren en conflictos armados. El diálogo es el nombre propio de la Paz. La no violencia debe ser más que un anhelo o deseo, deben actuar para combatir el tráfico de armas.
Con la paz se puede proyectar un futuro diferente, se vive un presente con esperanza y alegría, sin temores. En un ambiente de paz se puede pensar en el mañana y comenzar a construir el futuro inmediato y a largo plazo con proyectos que mejoren la calidad de vida material y espiritual de los pueblos. Construir sobre la paz es pensar en un mundo sin armamentismo y son drogas ni narcotráfico. Es pensar en pueblos alegres, generosos y sin miedos. Es pensar en jóvenes y niños valientes y altruistas.
Feliz año nuevo a todos los que escucharon, criticaron, difundieron y agradecieron este espacio de reflexión. Mucha paz en los corazones y en los hogares, muchas paz en la ciudad. Feliz año nuevo.



sábado, 3 de diciembre de 2016

¡Larga vida al libro antiguo!





Texto Por Alberto Casares, sugerido por Ricardo Alonso




El texto inédito que se reproduce a continuación fue el discurso de inauguración de la Décima Feria del Libro Antiguo de Buenos Aires, llevada a cabo en el CCK el 9 de noviembre de 2016. Alberto Casares, presidente de la Asociación de Libreros Anticuarios de la Argentina lo cedió gentilmente a nuestro colaborador Dr. Ricardo N. Alonso quien nos solicitó su publicación dado los valiosos conceptos que contiene en cuanto a la historia pasada, presente y futura del libro papel.
Buenas noches. En nombre de todos mis colegas libreros anticuarios reunidos esta noche les damos la bienvenida a nuestra 10a. Feria del Libro Antiguo de Buenos Aires. Cuentan que cuando murió doña Leonor Acevedo, la madre de Borges, a la edad de 99 años, alguien se acercó a él a darle sus condolencias y le dijo “pensar que por poco tiempo hubiera llegado a los 100”, a lo que Borges contestó: “caramba, señora, veo que usted es devota del sistema decimal”.
Pienso que todos de alguna manera lo somos y el sistema decimal lo llevamos impreso en nuestra condición humana. Por esa devoción, hoy nos sentimos orgullosos y felices de haber llegado a nuestra 10a. feria. Cuando a principios del siglo un grupo de libreros nos propusimos refundar la Asociación de Libreros Anticuarios de la Argentina, “ALADA” y entre otras actividades, organizar ferias de libros antiguos, nos pareció una hermosa pero difícil tarea. Con mucho entusiasmo, amor y pasión por el libro,  fuimos avanzando y no sin esfuerzo hoy festejamos esta décima edición.
Algunos colegas nos acompañan desde la primera feria en el Museo Larreta en el barrio de Belgrano, luego en el Paláis de Glace, en el Museo Fernández Blanco, en el salón Alfredo Bravo del Ministerio de Educación, en la Abadía de San Benito y hoy en este emblemático Palacio de Correos al que todos hemos visitado tantas veces para imponer una carta de amor o una encomienda, para adquirir una estampilla con el “sello Primer Día” o para hacer o recibir un giro postal. Esta tarde misma he vuelvo a visitar la magnífica sala de las casilla de correo donde cientos o miles de ellas recibían a diario la correspondencia del país y de todo el mundo.
Otros colegas no pudieron acompañarnos en todas las ferias pero se han ido sumando nuevos expositores, algunos de ellos jóvenes libreros que vibran en la misma cuerda y que sienten como los viejos la misma pasión. Mucho se habla de las nuevas formas de comercialización del libro a través de grandes cadenas que opacan la figura del librero. Mes a mes las “novedades” van desplazando los libros publicados meses atrás que rápidamente pasan a “descatalogarse” –curiosa forma que tienen las editoriales para firmar el acta de defunción de un libro.
También se habla de los avances de internet y del libro digital. Nosotros, los libreros anticuarios y especializados en los buenos libros, capaces de separar la paja del trigo, trabajando a diario para poner en valor muchas cosas que se perderían, colaborando con instituciones públicas y privadas, acercando las viejas novedades a lectores ávidos, bibliófilos, estudiosos y coleccionistas, seguimos haciendo honor a este viejo y maravilloso oficio, contra viento y marea, porque el libro, objeto de nuestros desvelos es indestructible.
Miramos atentamente la fecha de publicación de nuestros libros pero jamás establecemos su fecha de vencimiento.Aquí hemos puesto al alcance de todos las maravillas que pasan por nuestras manos. Salimos del museo, de la biblioteca, del silencio de nuestro recinto, para acercar a todos el maravilloso mundo del libro antiguo, del cual fuimos y seremos celosos custodios.
Agradecemos mucho al señor Ministro Hernán Lombardi, al director del CCK señor  Gustavo Muzzi, al personal de esta casa que nos ha abierto generosamente sus puertas, a los colegas expositores y a todos los amigos que hoy nos acompañan. Los invitamos a compartir una copa de vino para celebrar al libro en esta nueva fiesta, que eso es nuestra feria anticuaria. ¡Larga vida al libro! Buenas noches.
Fuente: (Aporte exclusivo del Dr. Ricardo Alonso)

miércoles, 30 de noviembre de 2016

La verdad que duele: no somos competitivos





Los vicios de nuestra cultura económica y la falta de políticas adecuadas han relegado a la Argentina y a Salta a los últimos puestos para la oportunidad de negocios.




En muchas oportunidades escuchamos decir – especialmente a nuestros empresarios – que necesitamos tener un dólar más caro para que nuestros productos sean competitivos en el exterior e incluso en el mercado interno.
No es un tema menor ya que en nuestro país la cotización del dólar se maneja con lo que se denomina "una flotación controlada" para regular el ingreso, salida y reservas de esta divisa, y también como ancla para frenar la inflación, muy distante de la oferta y demanda.
Hoy nuestra economía no solo ha dejado de crecer sino que también disminuyeron las exportaciones y estos síntomas preocupan no solo a los empresarios sino también al propio Gobierno; unos y otros deben generar las condiciones para revertir esta situación.
MEJORAR COMPETITIVIDAD
El concepto de competitividad no tiene parámetros precisos. Su definición depende del tipo de análisis que desarrollemos para referirnos a un determinado nivel: nación, sector, producto, cadenas de valor, etapas de producción, mediano o largo plazo, reconversión o penetración en los mercados, entre otros.
Si analizamos la competitividad de las empresas de un país, podemos decir que es la capacidad para perfeccionar, producir y vender sus bienes y/o servicios en el mercado internacional compitiendo con empresas de otros países.
La Harvard Business School define a la competitividad como la habilidad de un país para crear, producir y distribuir productos o servicios en el mercado internacional, manteniendo ganancias crecientes de sus recursos. Podemos definir dos tipos de competitividad:
a) la artificial, que se sustenta en varios factores como la disminución de la demanda interna, el aumento de la capacidad ociosa, la explotación de recursos naturales extensos y abundantes, el aprovechamiento de mano de obra barata, otorgamiento de subsidios a los factores de producción, manipulación de la tasa de cambio y otorgamiento de préstamos con tasas diferenciales, entre otros. Está claro que todas estas condiciones no son sustentables ni perduran en el tiempo; son solo circunstanciales.
b) la competitividad estructural apoyada en la capacidad de una economía que tiene como parámetros; tornar eficientes la organización empresarial, las cadenas productivas, la incorporación de innovaciones tecnológicas en un marco de patrones de productividad; esta competitividad es perdurable en el tiempo y está apoyada con políticas de Estado.
LOS RETOS DEL MUNDO
Recientemente un CEO del Grupo Adecco presentó un informe en la ciudad suiza de Davos y explicó: "El mundo del trabajo está cambiando más rápido que nunca y aporta tanto grandes oportunidades como retos. A medida que avanzan las tendencias de digitalización y envejecimiento, se confirma la gran importancia que tiene la movilidad del talento a la hora de impulsar la competitividad y de equilibrar los excedentes y las carencias de facultades en el mundo. Los países líderes demuestran que, para atraer al talento, los gobiernos deben invertir en educación y en conocimiento, así como reducir la burocracia y simplificar los mercados laborales. Los empleadores deberían acoger la movilidad de talentos, invertir en hiper conectividad para capitalizar la tecnología, sacar provecho de las oportunidades que ofrece la economía mundial y crear empleos". Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) actualmente existe en el mundo más de 200 millones de personas se encuentran en situación de desempleo con el agravante que el 47% de los puestos de trabajo corren peligro a medida que avanza la automatización.
Aclara que la población cada vez está más envejecida y los desafíos aún son mayores, este organismo prevé que para el año 2030 las generaciones más jóvenes se reducirán a la mitad y la de mayores de 65 años será el grupo que más crecerá, provocando escasez de mano de obra en países como Alemania (10 millones), Brasil (40,9 millones) y China (24,5 millones)
ARGENTINA Y LA COMPETITIVIDAD
La escuela de negocios IMD elaboró un ranking para 2016 y diagnosticó que Argentina sigue siendo uno de los países menos competitivos del mundo; la ubica en el puesto número 55 sobre 61 naciones con un avance de 4 posiciones respecto del año anterior.
Este informe reconoce que respecto a infraestructura se encuentra mejor posicionada y la ubica al puesto 51. Par esto analizó la base tecnológica, científica y de recursos humanos que posee el país para el desarrollo de los negocios.
Otorgó la nota más baja a la capacidad del Gobierno para generar políticas que conduzcan a la competitividad, aumentando la nota cuando analiza la forma en que las empresas están innovando, buscando que su trabajo sea rentable y responsable. La evolución de la macroeconomía le da un mayor puntaje y el informe determina los factores que registran los progresos más significativos respecto al año anterior y también los retrocesos más salientes.
Entre los progresos respecto del año anterior figuran; la transparencia, la situación de las finanzas públicas, la política monetaria del Banco Central, el combate contra los sobornos y la corrupción y la calidad de las decisiones gubernamentales. Y los aspectos que desmejoran a la Argentina son; el déficit de la cuenta corriente, el desequilibrio de las cuentas del Tesoro, la cantidad de maestros en la educación secundaria, la baja en el producto bruto interno por habitante, entre otros.
El trabajo, que contó con la colaboración de la Universidad Católica Argentina, señala cinco desafíos. Ellos son:
Sostener la estabilidad económica a través de una creciente cohesión social y política.
Fortalecer la administración pública y el imperio de la ley.
Contener las presiones inflacionarias mediante políticas monetarias y fiscales, pero sin poner en peligro el crecimiento.
Fomentar la competencia en sectores clave en la formación de precios.
Desarrollar incentivos para estimular la actividad empresarial y la internacionalización en actividades con mayor valor agregado.
En este trabajo la novedad es que Estados Unidos dejó de estar en primer lugar, de donde lo desplazó Hong Kong, caracterizado por mantener un ambiente favorable para realizar negocios; luego Suiza, país del que se destaca su compromiso con la calidad de la oferta, y en tercer lugar la superpotencia del norte, a la que siguen Singapur, Dinamarca, Holanda Noruega y Canadá, caracterizadas con regulaciones favorables para la realización de negocios contando con infraestructura física como intangible e instituciones inclusivas.
Respecto a Latinoamérica, Chile ocupa el puesto 36 y Argentina fue el único que avanzó, superando a Brasil que se ubica en el puesto 57.
En nuestro país existen bienes y servicios que lograron competir en el mundo pero para muchos otros la distancia a lograrlo depende de muchos factores, el desafío está latente, es cuestión de intentarlo.
Y POR SALTA, ¿CÓMO ANDAMOS?
En Salta, y el Norte Grande en general, estamos sometidos a variables que maneja el Gobierno nacional (de turno), pero esa dependencia de una organización centralista ha generado una costumbre demasiado extendida de esperar que llueva "maná del cielo".
Las tres fortalezas básicas de nuestra provincia, agro, turismo y minería, están subaprovechadas debido, especialmente, a errores de concepto y a falta de políticas de desarrollo, que llevan a gobernantes y a empresarios a ceder la iniciativa.
Existen problemas concretos y graves, como el costo del transporte, el déficit de infraestructura de caminos y de riego, y los costos productivos. Pero también es cierto que no hay una decisión por el desarrollo de la industria alimentaria, dato que se confirma apenas se recuerda la paralización de millones de hectáreas por un capricho político, fundado en pretextos ambientales sin sustento pero explicable, exclusivamente, por intereses ajenos a la provincia y que movilizan a las organizaciones del fundamentalismo verde.
En menor medida, la indolencia para sostener políticas técnicamente fundamentadas ha llevado al empantanamiento del desarrollo turístico, librado a la suerte de la inercia y sin iniciativas estatales ni privadas locales.
A esto se suma la minería, una actividad con capacidad para generar hasta 80 mil empleos en nuestra provincia y que comienza a ver luz en el horizonte luego de una década de oscurantismo.
En nuestro caso está fallando la vocación productiva.
Como en todos los problemas de fondo, la solución va a empezar a vislumbrarse cuando se instrumenten medidas firmes para la generación de empleo, la modernización tecnológica y la formación técnica del recurso humano.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Nehru, Yupanqui y Bob Dylan

Ricardo Alonso









Bob Dylan, flamante y a la vez discutido premio Nobel de literatura 2016, inmortalizó la frase que habla de una piedra que rueda (“Like A Rolling Stone”). En realidad es una metáfora de la vida de una persona, una chica que lo tiene todo y que luego cae en desgracia. Esto es pasar de los placeres mundanos a mimetizarse entre los harapientos, andando por la vida sin un rumbo determinado; como una completa desconocida: como una piedra rodante.

Son muchos los que desde la literatura, sea por letras de canciones, cartas, poesías o ensayos, se han acercado a tratar de abordar el fenómeno geológico de los cantos rodados. La geología, la física y hasta el sentido común interpretan que cualquier roca se va destruyendo con el tiempo generando nuevas rocas y que a mayor lejanía de transporte van a lograr una mejor redondez y pulido. Sin embargo hay pueblos que piensan el tema al revés, esto es creer que las partículas de arenas se unen unas a otras para formar rodados que con el tiempo crecen y se convierten en rocas grandes. Esto choca contra el sentido común, pero precisamente ha sido este famoso sentido una fuente de confusión, en muchos temas, desde la más remota antigüedad. Si únicamente fuera por el sentido común seguiríamos atados a pensar que el Sol gira alrededor de la Tierra, ya que lo vemos emerger por el este al amanecer y hundirse por el oeste al atardecer. Y así podrían sumarse los ejemplos, muchos de ellos marcados a fuego durante milenios en el imaginario colectivo de las sucesivas generaciones.
Lo que sabemos es que las rocas son descalzadas de las montañas y comienzan su lento migrar pendiente abajo y, aguas abajo, arrastradas por las corrientes fluviales. Meteorización, erosión y transporte forman parte de la cadena de eventos que van reduciendo las rocas, por duras que sean, en esa moledora natural que son las corrientes fluviales. En un río o torrente de montaña, como los que tenemos en abundancia en el norte argentino, podemos ver distintas granulometrías que van desde la arena, pasando por las gravas, los rodados y la piedra bola, hasta bloques de algunas toneladas. Durante el verano, el golpeteo entre las rocas, van generando el desgaste y alisando los rodados para aumentar su redondez y esfericidad, dos cosas que parecen iguales pero que son distintas.
Los rodados en un río son la mejor evidencia y prueba fáctica de cuáles son las rocas de las montañas que atraviesa. El porcentaje de rodados de distintas naturalezas, litologías y composiciones nos da certidumbres de la existencia de distintas formaciones geológicas en su recorrido. También el contenido de los minerales pesados en las arenas, las que pueden ser portadoras de minerales comunes o en algunos casos valiosos (oro, platino, diamantes, zafiros, etc.), son un inestimable tesoro para comprender el origen de los arrastres fluviales. Un río muestra rocas de gran tamaño en sus nacientes y estas van perdiendo volumen al pasar de la cuenca alta a la media y de la media a la baja. Es así como desde las rocas grandes que se observan en las cabeceras de las montañas terminan encontrándose sólo arenas, limos o arcillas al divagar los ríos en las amplias llanuras.

Estas cuestiones inspiraron, como se dijo, a escritores, poetas, músicos, filósofos y otros espíritus sensibles. En estas tierras, uno de nuestros Bob Dylan, fue el cantor y filósofo de lo campero don Atahualpa Yupanqui, quién escribió un lindo poema de tinte geológico sobre las piedras. Decía don Ata: “Tanto vivir entre piedras/yo creí que conversaban/voces no sentí nunca, /pero el alma no me engaña”. Y continuaba apuntando: “Algún algo han de tener/aunque parezcan calladas/no de balde ha llenado Dios/de secretos la montaña”. Presiente Yupanqui un lenguaje mudo en las piedras como que lo inorgánico tiene alguna vida oculta o secreta que se atesora en las montañas. Hoy sabemos que las rocas encierran en sus minerales y en su química toda la historia desde el mismo momento en que fueron formadas. Son como las páginas de un libro que podemos leer a través de la profundidad de sus arcanos. Por ello, continúa Atahualpa mentando que: “Algo se dice en las piedras/a mí no me engaña el alma, /temblor, sombra o qué sé yo, /igual que si conversaran”. Y remata su poema geológico-filosófico con un: “¡Malhaya, pudiera un día, /vivir así, sin palabras! Cada vocablo tiene aquí un alto peso específico y deja abiertos interrogantes para todos los espíritus sensibles.
Para los geólogos el lenguaje de las rocas es evidente y para el poeta una suerte de metáfora. Un texto que resulta de una profundidad notable y está referido a similar temática es el que escribió Sri Pandit Jawaharlal Nehru (1889-1964), primer ministro de la India en la segunda mitad del siglo XX, para su única hija: Indira Gandhi (1917-1984). En sus recordadas “Cartas de un padre a su hija”, Panditji Nehru reflexiona sobre los rodados de un río como lecciones de humildad y una alegoría de la existencia humana. Comienza llamando su atención sobre qué le está diciendo la simple vista de un pequeño guijarro. ¿Cómo hizo este para llegar a ser redondo, liso y brillante sin filos ni bordes ásperos? Entonces explica que si rompemos una roca grande con un martillo vamos a obtener pequeños trozos rocosos angulosos y con filos. O sea que no son redondos como la piedrita del principio. A modo de que llego ésta a ser lo que es, o sea un rodado liso y pulido. Le dice a Indira: “Él te contará su historia si tienes buenos ojos para ver y buenos oídos para escuchar”. Te dirá que alguna vez, seguramente mucho tiempo atrás, fue un trozo de roca tosca, angulosa y llena de bordes filosos. Probablemente ella descansaba en la ladera de una montaña hasta que llegaron las lluvias que la movieron pendiente abajo hasta un arroyo de montaña que la transportó hasta otro arroyo de montaña  hasta llegar al cauce o río principal. Y así durante todo el tiempo que estuvo rodando de río en río fue alcanzando su redondez y pulido. Esa es la roca que se ve ahora, le explica, pero si ella hubiese continuado su camino, rodando y rodando, se hubiese desgastado más y más hasta convertirse en granos de arena. Muchos de esos granos diminutos y hermanados, pueden finalmente llegar a concentrarse en una playa donde los niños pueden construir con ellos castillos de arena. Concluía la lección comentándole a su hija Indira que si un pequeño guijarro podía contarle todas esas extraordinarias historias sobre su origen, cuanto más se podría aprender de las rocas y de las montañas y de todas las demás cosas maravillosas que vemos alrededor de nosotros.

Indira Gandhi, sin ningún parentesco con el Mahatma Gandhi, llegó a ser como su padre primer ministro de la India y cumplió un rol político fundamental hasta que fue asesinada en 1984 en manos de sus propios guardaespaldas. Las cartas de Jawaharlal Nehru escritas para Indira en 1928, cuando ella tenía 10 años de edad, son un compendio de pensamientos profundos acerca de la historia natural y la historia de las civilizaciones. Este pequeño libro lleno de sabiduría marcaría el carácter de quién llegaría a ser una de las figuras políticas más importantes del siglo XX. 

martes, 22 de noviembre de 2016

UNA GRIETA CON OLOR A AZUFRE

Felipe Medina


"Se diría que a través de alguna grieta ha entrado, el humo de Satanás en el templo de Dios. Hay dudas, incertidumbre, problemática, inquietud, insatisfacción, confrontación." (Pablo VI en la festividad de San Pedro y San Pablo en 1973)





Parece una frase apocalíptica y desesperanzadora, pero es simplemente una advertencia del Papa Pablo VI acerca de lo que sucedía hacia el interior de la iglesia en los años del post concilio, cuando la reforma de esa institución milenaria generó un verdadero terremoto en la conciencia de no pocos miembros de la jerarquía de ese tiempo.
Casi todos los Concilios Ecuménicos fueron dogmáticos y algunos disciplinares, como es el caso del Concilio de Trento que inició un proceso conocido como la Contrarreforma para frenar a Lutero y a todas la corrientes protestantes que surgieron en el norte de Europa. El Concilio Vaticano II fue un concilio pastoral, no discutió dogmas, sólo buscó poner a la iglesia en sintonía con la modernidad desde el mensaje de Cristo.  Fue el Concilio del Evangelio. Y el Papa Francisco se ha empeñado en llevarlo a la práctica para mostrar, en plenitud, la verdadera riqueza de la iglesia. La iglesia tiene una dinámica interior, en ella se visualiza la acción de Dios, pero también, el mal muestra sus aristas. El mal conocido por nosotros como el diablo que se empeña en dividirla. Justamente, su nombre lo dice "día" y "bolos", proceden de dos palabras griegas, "día" es atravesar, pasar por el medio, es decir, quebrar, y "bolos" es una unidad, algo que está compactado. El diablo es el que destruye la unidad, el que divide, el que genera una grieta y la profundiza.
El Pontificado de Francisco se ha caracterizado por cambiar el rostro de la iglesia y dinamizar desde el amor su vida interior. Hacer una institución centrada en Jesucristo, más humana y comprometida con los descartados del mundo, los pobres, los enfermos, los ancianos, los jóvenes, los sin techo, sin tierra y sin trabajo, los inmigrantes, los marginados. Y se ha empeñado en luchar contra la tiranía del dinero frente a la persona humana, en todos sus rostros, sistema económico financiero, guerras, discriminación, drogodependencia y narcotráfico.

Esta postura de un hombre despojado de todo boato, con una sencilla sotana blanca, sin cruces de oro y con sus viejos zapatos ortopédicos ha provocado la admiración y respeto de muchos hombres y mujeres del mundo, la esperanza de los pobres y la preocupación de los poderosos, especialmente, de algunos cardenales que pretendieron un cuestionamiento improcedente. Francisco nos recuerda con tristeza que el virus de la polarización y la enemistad se nos cuela en nuestras formas de pensar, sentir y actuar. La iglesia está formada por hombres y mujeres de tierras lejanas- nos recuerda el Papa-,  de costumbres diversas, de distinto color de piel, idiomas y condición social, hasta se celebran ritos diferentes, permaneciendo en plena comunión. Y nada de esto nos hace enemigos. Al contrario es una de las mayores riquezas de la iglesia.
Francisco dice que “la nuestra es una época caracterizada por fuertes cuestionamientos e interrogantes a escala mundial”.“Nos toca transitar un tiempo donde resurgen epidémicamente en nuestras sociedades la polarización y la exclusión como única forma posible de resolver los conflictos”
“Poco a poco las diferencias se transforman en sinónimos de hostilidad, amenaza y violencia. Cuantas heridas crecen por esta epidemia de enemistad y de violencia que se sella en la carne de muchos que no tienen voz porque su grito se ha debilitado y silenciado a causa de esta patología de la indiferencia”.
El humo del que divide ha penetrado en nuestros corazones con la pretensión de clasificar a la persona humana en buenos y malos. El hombre  poderoso busca seguridad y ya no ve en el otro a un hermano por descubrir, sino a una amenaza de la que tiene que defenderse levantando muros, uniformando a todos bajo un mismo pensamiento. Lo diferente se convierte en un peligro. También, no pocas veces, en la iglesia se vive éste espíritu del mal, que divide, acusa, murmura, destruye. Todas las instituciones sociales desde los países hasta las organizaciones pequeñas sucumben a la tentación que conduce inexorablemente a la guerra.  Una época que aún podemos cambiar aprendiendo a ser humanos, a ver en cada hombre un hermano y en cada pobre de la tierra, una causa para vivir y trabajar. Humano tan humano casi divino.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Ricardo Alonso



Los cuatro grandes sabios y padres fundadores de la química argentina, doctores Miguel Puiggari, Max Siewert, Juan Kyle y Pedro Arata, estuvieron relacionados con los primeros análisis de petróleo realizados en el siglo XIX, sobre muestras procedentes del norte argentino.




Miguel Puiggari (1827-1899) fue un doctor en química español, que nació y estudió en Barcelona. Este científico catalán alcanzaría un gran renombre en nuestro país donde llegaría en 1851. Si bien comenzó como farmacéutico, su interés estaba centrado en la aplicación comercial e industrial de la
química. Su nombre se hizo conocido en una polémica periodística en 1854, que mantuvo con Alfredo Fougen en el diario de Buenos Aires, sobre cuestiones industriales del país. Cuando el rector José María Gutiérrez llamó a concurso para proveer el cargo de profesor de química, Puiggari se presentó y lo ganó. A partir de allí ocuparía distintos cargos en la enseñanza y en el Estado, ocupándose de cuestiones relativas a los saladeros, las curtiembres, la conservación de la carne, el aprovechamiento de las materias grasas, análisis de aguas, entre otros asuntos. Fue decano de la Facultad de Ciencias Físico Naturales y miembro de la Academia Nacional de Medicina. Su retrato preside actualmente el gabinete de química de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. 
En 1865, Leonardo Villa realizó una petición al Gobierno de Jujuy para explotar el petróleo de Laguna de la Brea. Las actuaciones fueron giradas al Gobierno nacional, junto a una muestra de petróleo, que se entregó para su análisis al Dr. Puiggari. El resultado del análisis fue muy prometedor ya que de 100 gramos de muestra se obtuvieron 9,4 gramos de un primer producto claro conteniendo gran cantidad de bencina; 44,7 gramos de un segundo producto coloreado, que contenía naftas, petróleos o kerosene; 4, 6 gramos de un producto muy viscoso, negro, breas; 37,3 gramos de coque y un 4% de pérdida. La conclusión del químico fue que consideraba muy halageño el resultado para la explotación del mineral, "puesto que todos sus productos son utilizables". Se había llevado a cabo así el primer análisis químico científico del petróleo argentino.
Max Hermann Siewert (1843-1890) fue el primer científico contratado por Sarmiento para la Academia Nacional de Ciencias de Córdoba. Era un doctor en química alemán que había estudiado en Halle y llegó al país en 1870. Montó un laboratorio de química analítica, orgánica e inorgánica, para analizar las más diversas materias minerales, vegetales y animales que le traían los otros académicos en sus recorridos por el interior del país. Estuvo cuatro años en Córdoba y fue dejado cesante por desavenencias con Burmeister. Sarmiento lo rescató para enviarlo a Salta, donde montó un laboratorio en la Quinta Agronómica y siguió analizando aguas y minerales. Mientras tanto, publicaba frenéticamente en revistas europeas o en el diario alemán que dirigía Ricardo Napp en Buenos Aires (La Plata Monatschrift). En Salta enfermó de paludismo y en 1876 regresó a Alemania. Entre sus estudios se cuentan los que realizó sobre muestras de petróleo procedentes de Jujuy y Salta. Las de Jujuy fueron enviadas por la comisión provincial y provenían de Laguna de la Brea, en campos de don Salvador Villar. Las de Salta, habían sido enviadas a la Exposición Nacional de Córdoba de 1871 por el Colegio Nacional y fueron recolectadas por Francisco Host y Federico Stuart, ingenieros alemanes residentes en Salta, quienes las mencionan en sus respectivas memorias. Los resultados publicados por Siewert en 1872 en Alemania, a pesar de su valor, pasaron casi desapercibidos en nuestro país.
Juan José Jolly Kyle (1838-1922) fue un químico escocés que estudio en Edimburgo. Antes de viajar a América del Sur, primero a Uruguay y luego a Argentina, fue jefe del laboratorio químico de la Universidad de Glasgow. Llegó a Buenos Aires en 1862.
En 1865 se alistó como soldado farmacéutico en la guerra con Paraguay. Estuvo en varias batallas. En 1866, bajó a Buenos Aires en el vapor Pavón acompañando heridos e inválidos de Tuyutí, Boquerón y Curupaytí. Completó sus estudios de farmacia y obtuvo su licenciatura en la Facultad de Medicina. Se naturalizó argentino. Fue profesor del Colegio Nacional donde instaló un laboratorio de enseñanza y análisis. Al igual que Siewert en Córdoba, se dedicó a la química orgánica e inorgánica. Hizo análisis de minerales, aguas y plantas medicinales y publicó numerosos artículos. En reconocimiento a su encomiable labor fue distinguido como doctor honoris causa. Kyle conoció al salteño Teodosio López, uno de los pioneros argentinos del petróleo. López le llevó muestras para análisis y le explicó la yacencia del betún en laguna de la Brea. Con estos elementos, Kyle publicó en 1879 un interesante trabajo en los Anales de la Sociedad Científica Argentina (T. VII, págs., 241-252). Su análisis le dio 6% de nafta, 29% de kerosene, 53% de aceites densos y 10% de coque. Lo comparó también con otros petróleos mundiales según la bibliografía.
Pedro Narciso Arata (1849-1922) fue un renombrado químico y médico argentino. Hijo de padre italiano y madre argentina, se fue a estudiar a Italia adonde realizó estudios primarios y secundarios y se le despertó su amor por la química. Completó sus estudios en Buenos Aires donde se doctoró primero en química y luego en medicina.
Fue profesor y académico, publicó numerosos trabajos científicos en revistas internacionales y también varios libros útiles sobre Química. Ocupó altos cargos, entre ellos director nacional de Agricultura en el gobierno de Julio A. Roca y presidente del Consejo Nacional de Educación en el de Victorino de la Plaza.
Fue un bibliófilo consumado en todos los campos del saber. Una faceta interesante era su enciclopedismo y la biblioteca personal que llegaba a 60.000 volúmenes, la que fuera donada a su muerte a la Facultad de Agronomía y Veterinaria; lugar donde hoy se emplaza un busto a su memoria. Una calle de Buenos Aires lleva su nombre. Junto a J.J. Jolly Kyle fue uno de los fundadores de la Sociedad Científica Argentina.
Precisamente en los anales de esta sociedad publicó en 1877 (Tomo III, p. 40), un estudio sobre un esquisto bituminoso de la provincia de Salta. La muestra fue enviada para su análisis por el administrador de Correos de Salta, con el solo dato de que se encontraba a unas 20 leguas de la ciudad. Algunos autores han creído que esta muestra provenía de la región de Tartagal. Sin embargo por la distancia señalada ello no sería así. En cambio está más acorde con un dato que brinda Manuel Solá en su Memoria Descriptiva de la Provincia de Salta (1889), cuando señala que: "En el departamento de Guachipas hay varias aguadas mortíferas para el ganado, que no son otra cosa que manantiales más o menos abundantes de kerosene". Luego explica que los esquistos bituminosos del departamento de Guachipas tienen la misma característica que los del río De las Piedras y "no es más que un esquisto arcilloso, más o menos bituminoso, y que no se diferencia de lo que en mineralogía se llama nafto esquisto. Entre ellos cabría agregar al polaco Rodolfo Zuber quien también realizó y publicó un análisis del petróleo de Laguna de la Brea en 1887. Estos y otros temas serán parte de un libro del suscripto, en prensa, sobre la rica historia del petróleo en el norte argentino. Parafraseando a Armando Novelli, honrar a los precursores es no solamente manifestación obligada de reconocimiento, sino compromiso de superación.