miércoles, 6 de diciembre de 2017

LA OREJA QUE FALTA










Por Armando Frezze *

In Memoriam







Imaginar que Internet y su universal base de datos nos hará más inteligentes o más sabios, es tan falso como creer que los auto­móviles nos harán más educados. E imaginar que tener auto, celular, PC, todos los electrodomésticos y un poco más por las dudas, nos hará felices, también resulta una clara mentira. Porque hoy, aunque tengamos mucho, nos falta una oreja.
Nos falta conversación, diálogo, compañía que escuche. Hace poco Leonor Arfuch escribió que la conversación es quizás la más corriente de nuestras prácticas, la cual por no requerir habi­lidad especial, se confunde con el habla. Podría enmendarse un detalle de ese concepto y decir que la conversación "era" una práctica corriente. Hoy "la caja boba" de la TV encapsula a los mayores de treinta años, y a los que tienen menos de esa edad los cloroformizan los juegos de PC, navegaciones sin destino por Internet o aislamientos por el estilo, y les impiden y les atrofian el ancestral ejercicio de la conversación. A lo sumo, en su reem­plazo sólo hay charla, es decir parloteo superficial sobre cual­quier tema (una constante en las FM) y esa desmesura está matando la conversación y sus frutos.
¿Quién recuerda hoy sus reglas de oro? Eran tres: hablar poco, no hablar de lo que no se sabe, y nunca hablar de uno mismo. La regla primera, hablar poco, implicaba tener una oreja siempre dispuesta para escuchar al otro, que era lo más lo importante. Hoy sólo hablamos de nosotros mismos, de nuestros problemas, de nuestros objetivos, de nuestros éxitos o fracasos, de nuestra salud, pero poco nos interesa oírlo al otro. Es que la conversa­ción, tradicionalmente, era una entrega y un encuentro y hoy parece ser un monólogo de dos **. El escritor Santiago Kovadloff ha subrayado con agudeza que, en este siglo nuevo, las perso­nas más que oírse en el hablar se alternan en el decir, en un ejer­cicio de festiva incomunicación. Porque ni oyen ni escuchan ni se interesan; hoy hace falta otra oreja ***. La política, la justicia, los parlamentos, las instituciones y las corporaciones, las universi­dades y los clubes, la familia y los amigos, parecen haber perdi­do una oreja. Sería más que útil recuperar la capacidad de escu­cha y reanudar la conversación al modo tradicional; el primer ejercicio práctico, casi obligado, será decir lo menos posible la palabra "yo".-
(*) Publicado en la revista “Raíces” número 34. Salta, 2005.
----------------------- 
Notas añadidas por Gregorio Caro Figueroa

(**) Refiriéndose a las tertulias en Francia a comienzos de la segunda mitad del siglo XVIII, la historiadora italiana Benedetta Craveri – nieta de Benedetto Croce – dice: “El talento para escuchar era más apreciado que el talento para hablar, y una exquisita cortesía frenaba la vehemencia e impedía el enfrentamiento verbal”. De su libro “La cultura de la conversación”, (2001).
(***) Eugenio D’Ors refiriéndose a la incapacidad de diálogo que atribuye a los españoles escribió: “No llamemos así al juego de monólogos intercalados, por instrumento de interrupciones más o menos bruscas. Ni tampoco a aquellos interrogatorios, en que una de las partes, maquiavélica, extrae todo el jugo a la otra y la hace largamente cantar, sin descubrirse ella”. Añadió D’Ors: “No. Todo eso lo tenemos nosotros; pero todo esto no es aún diálogo. El verdadero diálogo empieza allí donde, por medio de la diserta palabra, se da y se recibe, y se recibe y se da con cierta proporción, pero sin cálculo, en obediencia dulce a los sentimientos de la humanidad, de civilidad, de curiosidad”. Concluye: “el hombre que habla en monólogo, que da y no recibe, obra en función de Pensamiento dogmático. El que lo hace, según los interrogatorios a que nos referíamos, en que recibe sin dar, obra en función de Pensamiento político. Pero el que entrega y recoge, y recoge entregando, y entrega recogiendo; el que dialoga, en fin, obra en función de Pensamiento filosósifo; éste, estrictamente, piensa” (De su conferencia “De la amistad y del diálogo”, Residencia de Estudiantes. Madrid, 16 de febrero de 1914).-




martes, 17 de octubre de 2017

La advertencia que dejan los mapuches


Dr. Gustavo Barbarán
Abogado


La sorpresiva irrupción de una Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) en Chubut ocasionó un tembladeral, exponiendo una situación desconocida para el gran público de nuestras principales ciudades.
Su reclamo de autodeterminación sacudió la modorra de agentes de gobierno y despertó el interés de opinadores genéricos ávidos de novedades, cuyos comentarios sonaron mentalmente distantes de la problemática indígena argentina. Mientras tanto, el referente Jones Huala reclamaba desde su celda un "enclave" (jurisdicción territorial inserta en otra de mayor envergadura, como Lesoto en Sudáfrica). Un despropósito jurídico.
La RAM operaría entonces como brazo argentino del grupo chileno Weichan Auka Mapu -"territorio rebelde en lucha"- aparentemente escindido de la central Coordinadora Arauco Malleco, que repudia la violencia y obviamente niega la relación. Para colmos, el oscuro incidente de Santiago Maldonado provocó una mescolanza política-ideológica-electoralista de alcances insospechados.
Los actos violentos ocurridos en uno y otro lado de la cordillera, para sus promotores y autores materiales, son parte de una lucha de "liberación nacional" equiparable a las de los años 60 del pasado siglo. Su objetivo confeso es constituir -vía secesión- un nuevo país, fraccionando los actuales territorios de Argentina y Chile. Es imposible a la luz del orden institucional argentino y del derecho y práctica internacionales aplicables a estos casos.
El gobierno en retirada de M. Bachelet anunció en junio de este año el "Plan Araucanía: invirtiendo en personas y oportunidades", resultado de un informe elaborado por una comisión asesora presidencial al efecto, piloteada por el obispo de Temuco Mons. Héctor Vargas, y elevado en enero pasado (disponible en http:/ /www.politicaindigena.org/docu mentos/Plan%20 Araucania%20Invirtiendo%20en%20Personas%20y%20Oportunidades.pdf.
Ese Plan prevé el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas, con nuevas formas de participación y reparación, la creación de un ministerio ad hoc, de una comisión nacional de tierras y mayor representatividad en el Congreso, entre otros objetivos.
No obstante, fue rechazado por sus destinatarios sobre todo por no incluir la propuesta de "plurinacionalidad" en la Constitución de Chile. Tampoco parece que haya total coincidencia con las propuestas entre la dirigencia política trasandina.
Tres posturas
Rodrigo Vergara escribió un informe "El conflicto sin fin de la Araucanía", publicado en la revista Qué pasa de Santiago (N§ 2421, 01/09/07). En su análisis refiere que en el movimiento mapuche se diferencian tres posturas que, coincidentes en lo básico (reconocimiento constitucional de la plurinacionalidad y recuperación de tierras), se diferencian por las vías de acción: están los reclamantes de independencia (irreductibles de extrema izquierda y anarquistas antisistema), los que apuntan a sus objetivos mediante vías distintas a la participación política tradicional y, finalmente, los dispuestos a hacerlo en elecciones formales y dentro de partidos políticos reconocidos.
En tal contexto, cabe subrayar, los violentos (de allá y de acá) son franca minoría y, por ende, resulta tan torpe negar u ocultar el problema como sobredimensionarlo.
Asimismo, aunque Argentina introdujo la temática indígena en la reforma de 1994 (y por eso normativamente está más actualizada), los mapuches mantienen unidad de discurso pues de trata de "la misma nación en lucha". Esto explica por qué seguir con atención los sucesos en Chile.
A todo esto, ¿qué pueblo es "indígena"? El art. 1.1. del Convenio N§ 169 de la OIT -sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes- de junio de 1989 aplica el criterio del autoreconocimiento, según el cual lo es el que así se considera por el hecho de descender de poblaciones que habitaban en un determinado país o región geográfica en la época de la conquista o de la colonización, y conservar todas sus propias instituciones sociales, económicas, culturales, políticas, o parte de ellas. El art. 1.2. confirma que "La conciencia de su identidad indígena o tribal deberá considerarse un criterio fundamental para determinar los grupos a los que se aplican las disposiciones del presente Convenio". Estas definiciones, por su amplitud, han generado debates interminables.
La descolonización
El proceso de descolonización fue impulsado por las Naciones Unidas desde 1945. Para encausarlo, la Asamblea General dictó en 1960 la "Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales" (Resolución N§ 1.514 AG XV), cuyo parágrafo 2 reconoce a todos los pueblos el derecho de libre determinación en virtud del cual "determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural".
Por tanto, cualquier tipo de explotación, sujeción o subyugación a una dominación extranjera resulta contrario a los propósitos y principios de la Carta de la ONU (parágrafo 1).
Sin embargo, para resguardar la estabilidad interna de cada Estado fue necesario aclarar que: "Todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas" (parágrafo 5).
De esta manera quedaba garantizado el ejercicio pleno de la soberanía estatal y su jurisdicción exclusiva, evitando posibles fracturas inducidas por los juegos de poder.
El mismo resguardo está previsto en otra importante resolución de la Asamblea General (Nº 2.625, de 1970), en el capítulo dedicado precisamente al principio de igualdad de derechos y libre determinación de los pueblos.

Desde entonces el sistema internacional habilitó el ejercicio de la libre determinación exclusivamente para los casos de colonialismo o, también, a supuestos de graves violaciones sistemáticas de derechos civiles y políticos. La práctica del Comité de Descolonización y de la Corte Internacional de Justicia convalidó con los años esa comprensión del problema, aplicable tanto a mapuches, a los falklanders trasplantados desde Gran Bretaña o a las recientes pretensiones de catalanes y escoceses.
Por esa razón se han multiplicado estudios y referencias a las declaraciones unilaterales de independencia de Eslovenia (1991) y Kosovo (2008). Incluso este último caso motivó una opinión consultiva (dictamen jurídico no obligatorio) de la Corte Internacional de Justicia, muy criticada por sus imprecisiones. [Comentario al paso: separatistas catalanes mantienen contactos desde hace tiempo con los sectores mapuches más recalcitrantes].
Las normas internacionales tampoco habilitan a los pueblos originarios de cualquier país, en tanto comunidades integrantes de una población nacional, la posibilidad de reclamar su autodeterminación. Por eso el art. 1.3. del Convenio 169 (aprobado por ley Nº 24.071/92) es contundente: “La utilización del término ‘pueblos’ en este Convenio no deberá interpretarse en el sentido de que tenga implicación alguna en lo que atañe a los derechos que pueda conferirse a dicho término en el derecho internacional”.
Es importante destacar que dicho Convenio fue “reforzado” por la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, aprobada por Resolución Nº 61/295 de la Asamblea General (septiembre 2007), con todo lo que ello implica en materia de seguimientos por comités de observadores internacionales.
Si bien en varias experiencias nacionales se identifica autonomía con libre determinación, a la hora de proponerse soluciones a los conflictos, generalmente se encaran propuestas autonómicas en algún nivel institucional. Éstas, por cierto, representan una vía cualitativamente distinta a la implicancia internacional de autodeterminación.
El Estado Plurinacional de Bolivia, cuya población indígena se redujo del 62 al 41% según el Censo de 2012 (pero sigue siendo de las más numerosas junto con las de Guatemala y Belice), estableció, por ejemplo, en la reforma constitucional vigente desde febrero de 2009, un modelo de autonomía que hasta introdujo una Jurisdicción Originaria Indígena Campesina. México (15%) optó por reconocer y habilitar tipos de autonomía municipal; las comunidades involucradas nunca llegaron a plantear la secesión. En Guatemala (40%) y en Chile según vimos (9%, Censo de 2015) no terminan de armarse paquetes de medidas prácticas para salir de un estancamiento de consecuencias impensadas.
Para comparar, y según el Censo 2010, había a ese año en Argentina 955.032 personas que se reconocían descendientes de pueblos indígenas, un 2,4% del total nacional. De aquellas, poco más de 27.000 pertenece a la etnia mapuche.
En suma, el desconocimiento o, peor, la indiferencia estatal para encarar la problemática y proponer salidas sensatas y acordadas con los interesados, suele llevar a callejones sin salida. Nada impide que el Estado, ejerciendo las competencias que derivan de su condición soberana y hacen a la capacidad de organización interna, promueva propuestas acordes para las distintas poblaciones indígenas, cuyas realidades varían tanto en su composición y cantidad como en sus niveles de integración con el resto de la sociedad nacional.
En cuanto al abordaje en la Argentina, eso da para otra nota.


Autonomía en la práctica
Vedada pues la libre determinación (principio de derecho internacional), los países iberoamericanos con alto porcentaje de población indígena han experimentado distintas fórmulas de autonomía (principio del derecho público nacional), para evitar precisamente la ruptura de la unidad nacional o arriesgar la integridad territorial tal como están reconocidas por la comunidad internacional.
En toda América
Desde Tierra del Fuego hasta Nunavut (Canadá), es decir en América toda, están reconocidos decenas de pueblos originarios, cada cual con características antropológicas y culturales propias, más o menos mestizados, con desencuentros y conflictos de diversa intensidad. No hay un caso parecido a otro ni los reclamos son exactamente los mismos, pero todos se parecen en cuanto a la situación de marginación y por dos reclamos básicos: posesión de la tierra y autonomía. Éstas, por cierto, representan una vía cualitativamente diferente a la implicancia de la libre determinación.

lunes, 23 de enero de 2017

Desastres fluviales en la Quebrada de Humahuaca

Ricardo Alonso




Un análisis científico sobre un fenómeno que alienta muchas interpretaciones mágicas y oportunistas, pero que se debe, estrictamente, a la naturaleza.



La Quebrada de Humahuaca volvió a ser golpeada por fenómenos naturales de remoción en masa en este verano de 2017. Algo que ocurre no de ahora, ni de los últimos siglos, sino desde hace miles a decenas de miles de años.
Hay una recurrencia cíclica pero aperiódica. Los fenómenos sucedieron en el pasado, ocurren en el presente y volverán a acontecer en el futuro. La memoria corta de quienes somos testigos circunstanciales de estos eventos, hace que sean olvidados de una generación a la próxima. Y que siempre, el evento actual, parezca el peor de todos.
Durante los fuertes desajustes climáticos de mediados de la década de 1980, la Quebrada de Humahuaca fue fuertemente castigada por tormentas intensas que sepultaron la estación ferroviaria de Purmamarca con numerosas víctimas fatales y cuantiosas pérdidas materiales.
El propio pueblo se salvó entonces por muy poco.

EL PAISAJE GÓTICO
Ahora le tocó una vez más a Volcán, aunque golpeó con fuerza desde Bárcena hasta Tumbaya. Téngase presente que cuando se viaja por esa región, hasta la latitud de Volcán se observa todo verde y, al pasar Coiruro, se llega a un codo en la ruta, antes de Tumbaya, donde todo cambia a un ambiente árido. Es el codo famoso por su relieve de "tubos de órgano" o "paisaje gótico" en el sentido de Franz Khun, el geomorfólogo que les prestó atención a principios del siglo XX. Existe allí un umbral manifiesto que responde al alcance de los vientos húmedos.
Al llegar las lluvias fuertes y concentradas del verano ponen en movimiento millones de toneladas de barro y escombros que fluyen pendiente abajo. Esto forma parte de los fenómenos de remoción en masa que da lugar a los flujos densos descriptos en la literatura científica como "mud-flows" o "debris-flows", los cuales son popularmente llamados en el norte argentino como "volcanes de barro". Ello por formar grandes coladas de lodo oscuro que recuerdan por analogía a las coladas basálticas. El abanico aluvial de Volcán está formado por decenas de flujos densos superpuestos durante milenios. En el pasado llegaron a cortar el río Grande y formaron endicamientos naturales que produjeron lagos aguas arriba. La estación ferroviaria de Volcán está construida sobre esos depósitos lacustres. Uno de los fenómenos más intensos en tiempos modernos ocurrió en 1945 cuando se formó un lago de 2 km de largo que obligó a usar botes para navegar en el viejo embalse y transportar a los damnificados tal como se conserva en fotografías de la época. Ello quedó registrado en diarios y revistas que ayudan a resguardar la memoria histórica y recuperar valiosa información. Para sortear el dique natural y abrir nuevamente el cauce hubo que recurrir a voladuras con dinamita.

LOS ESTUDIOS DE HARRINGTON
Uno de los muchos científicos que se interesó por el fenómeno fue el Dr. Horacio J. Harrington, considerado entre los más grandes geólogos argentinos. Harrington escribió un prolijísimo trabajo que fue publicado en el primer número de la recién fundada revista de la Asociación Geológica Argentina (1946). El trabajo se internacionalizó al ser citado como ejemplo mundial en un libro clásico de la geología del siglo XX: "Principios de estratigrafía" (Dunbar y Rodgers, 1957).
Los registros históricos del cono torrencial de Volcán son muy abundantes por la especial circunstancia de que los viajeros que partían desde Buenos Aires a Potosí cruzaban por la zona en los meses de verano. De allí que se tengan noticias al menos desde los relatos de Acarette Du Biscay en 1658. Antes de Harrington, otros dos geólogos eruditos, los doctores Franco Pastore y Pablo Groeber, realizaron un estudio del Volcán de Jujuy que publicaron en 1931. Téngase presente que solo los grandes eventos han sido registrados, y en este caso cuando han producido severos daños a la ruta, puentes, poblados vecinos u otras obras de infraestructura. Generalmente han movido masas de más de medio millón de metros cúbicos.
Se considera que los eventos de mayor magnitud se dieron en los años 1928, 1941, 1945, 1984 y 1985. Sin embargo, otros estudios mencionan la presencia del fenómeno en los años 1923, 1930, 1943, 1954, 1972, 1987, 1988, 1989, 1990 y 2008. Esto se acerca a repeticiones promedio cada 2, 5, 10 y 20 años y da por tierra con los comentarios acerca de una recurrencia cada 40 años como se comentó en los medios.
El evento de 1984-1985, considerado entre los de más grande envergadura, produjo la movilización de 2.500.000 metros cúbicos de barro y rocas cubriendo una zona de 500 m con una capa de 4 m de espesor. Otros estudiosos que a lo largo del siglo XX y principios del presente hicieron sus aportes en el tema son Monteverde, Kittl, González Díaz, Fauque, Igarzábal, Rivelli, Agüero, Castro, Cencetti, Marcato, Moreiras, Coronato y los geólogos jujeños Weigert, Chayle, Solís, Chalabe, entre otros. Recientes estudios del grupo científico de la Universidad de Potsdam (Alemania), entre ellos Taylor Schildgen, Sara Savi, Bodo Bookhagen, Stefanie Tofelde, Heiko Pingel, Dirk Scherler, Peter Kubik, Steven Binnie, Hella Wittmann, Jürgen Mey, bajo la dirección del Dr. Manfred Strecker, investigaron la tectónica y el clima de la Quebrada de Humahuaca, especialmente de la región de Volcán, logrando interesantes resultados que se publicaron en revistas internacionales.
Para ello utilizaron modernos métodos de datación de edades a través de isótopos cosmogénicos, berilo-10, luminiscencia ópticamente estimulada, carbono 14 y otros métodos analíticos.

LAS LECCIONES DE VOLCÁN
Una vez más el verano de 2017 deja lecciones sobre el rol de la naturaleza en esa particular geografía, tanto en las víctimas fatales como en las innumerables pérdidas materiales. Y también deja el sabor amargo de comprobar que los intrépidos pilotos del Dakar solo se lucen en caminos consolidados. El alud era la imprevista oportunidad para poner a prueba la potencia de sus vehículos y "abrir huella", pero optaron por cambiar de ruta dejando a sus fieles seguidores con la nostalgia de etapas inconclusas o canceladas.
En el otro aluvión, el de las noticias y reportes periodísticos, se escuchó hablar de los "desmanes" de los ríos, castigos sobrenaturales, reacción a las malas prácticas humanas, efecto de los que tiran "malas ondas", entre otros argumentos para tratar de explicar desde lo mágico e irracional, algo que ya tiene una clara explicación científica y natural. Incluso hubo un ministro de la Nación para el cual los incendios e inundaciones son de naturaleza profética y filosófica. Precisamente ni lo uno ni lo otro, aunque siempre es más cómodo endilgar la responsabilidad a cuestiones ultra terrenales.
La Quebrada de Humahuaca es un valle tectónico joven, formado por el levantamiento de dos bloques corticales que contienen en su interior al río Grande de Jujuy, el cual con rumbo norte a sur baja desde la Puna hacia el Bermejo. La geología y el clima marcan la interacción de los fenómenos endógenos y exógenos que dan forma y contenido al paisaje. La concurrencia de factores geológicos y climáticos hace que los movimientos de remoción en masa sean inevitables. Los materiales se comportan primero como un lodo con gravas flotantes, transportando incluso bloques del tamaño de un auto o más grandes, pero una vez que se endurecen forman un material soldado que recibe el nombre de cenoglomerado. La presencia de estos cenoglomerados a lo largo y ancho de la Quebrada nos habla de grandes eventos de volcanes de barro en el pasado. Los que por otro lado van a seguir ocurriendo en el futuro ya que la naturaleza es insensible a las cuestiones humanas.

miércoles, 11 de enero de 2017

El ajedrez salteño gana su mejor partida



Javier Cornejo
Nuestro amigo Javier Cornejo nos hace llegar este artículo de Francisco Sotello sobre trabajo que realiza la Cooperadora Asisitencial por iniciativa suya. 
Creo que es una de esas iniciativas que valen la pena.

Jaque Mate a la Violencia es una iniciativa que prendió fuerte en los barrios, donde el milenario juego ciencia aparece ahora como uno de los recursos para trabajar en serio por la inclusión.


Axel tiene 12 años y vive en un barrio de Salta, uno de tantos barrios en los que el desempleo, la pobreza y la crisis educativa no son cuestiones de laboratorio sino que se viven en la piel. En su barrio hay patotas, por supuesto. La palabra define a una especie de asociación ilícita dedicada al dominio territorial, las peleas, el paco y, eventualmente, el robo. Visto de otra manera, más minuciosa, podrían definirse como frágiles grupos acorralados por la exclusión. Los hermanos de Axel son parte de alguna patota, pero él se dedica a otra cosa: juega al ajedrez en el Centro de Integración Comunitaria. Esa elección, que lo aleja de las veredas de la violencia ha convertido al adolescente en un personaje respetado entre sus pares. El instructor y árbitro provincial Cristian Gutiérrez, que dirige en Santa Cecilia a uno de los grupos de Jaque Mate a la Violencia asegura que ese prestigio alienta a los padres para que acompañen esta iniciativa que coloca al milenario juego - ciencia de los príncipes dentro de una estrategia para construir inclusión y paz social.
El ajedrez, cuyo verdadero origen se oculta en la noche de los tiempos, es un juego que combina la estrategia militar con el cálculo matemático y, como en ambos casos, pone en juego el autocontrol y la racionalidad por sobre cualquier forma de violencia. Es por esas condiciones que el presidente de la Federación Salteña de Ajedrez, Pablo Aramayo, y la Cooperadora Asistencial, representada por el abogado Javier Cornejo, decidieron llevar a cabo una apuesta: combatir todas las formas de violencia que se ensañan con los jóvenes haciendo llegar a la periferia salteña el ajedrez, como instrumento de contención.
La Federación Salteña de Ajedrez acredita una rica historia y algunos nombres ilustres; históricos, como la familia Belmonte, y rutilantes, como el precoz maestro Julián Vilca que en un 2016 lleno de éxitos tuvo un excelente desempeño en el torneo internacional de Khanty Mansiysk, en Siberia. Con la conducción de Pablo Aramayo, la FSA salió a los barrios. En los CIC de Asunción, Limache, Unión, Santa Cecilia, Solidaridad y Constitución ya funcionan las escuelas de ajedrez a cargo de los instructores Mario Alejandro Ramírez, Alejandro Gaite, Esteban Vargas, Facundo Carral, Omar Rojas, Cristian Gutiérrez y Francisco Torres, entre otros.
"Poco a poco, sin aflojar", así definen los ajedrecistas salteños el viraje hacia el compromiso social que va tomando su pasión.
Los resultados son alentadores. Jaque mate a la violencia gana espacio en bibliotecas populares parroquias, dentro del servicio penitenciario, en instituciones como la Escuela de Artes y Oficios y el histórico Club Comercio y tuvo su espaldarazo en el apoyo que le brinda dentro de la Cooperadora Asistencial el representante de la Cámara de Comercio, Javier Cornejo. "Creo que es un año exitoso, y sobre todo, auspicioso", evalúa Aramayo.
Los instructores coinciden. "Hay resultados perceptibles que se traducen en una buena actitud, mucho compromiso y entusiasmo de los chicos", explica Vargas. "La meta de sacar de sus mentes la predisposición a la violencia es alcanzable, con el acompañamiento de los padres; y este se va dando porque ellos valoran al ajedrez".
Los chicos participan en torneos, donde se estimulan y a los que se suman los padres.
Jaque mate a la violencia se maneja con varios principios claros. Están convencidos de que el ajedrez es más que un juego; es una actividad que educa a los chicos en la aplicación de ciertos hábitos en la vida cotidiana, tales como analizar el error, proyectar, administrar correctamente el tiempo, ser creativos, con disposición al sacrificio y vocación de superación personal.
El escenario que enfrentan es crudo y lo conocen bien: "nos concentramos en crear un lugar de recreación para sacar a la juventud del alcoholismo, la drogadicción, la falta de contención, ayudándoles a desarrollar un pensamiento más abierto, a disminuir la violencia de las calles y a sacar a los chicos del laberinto de los pensamientos suicidas".
La realidad social es tan dramática como las que usan los ajedrecistas para describirla. Cuesta creer que en cada barrio se contabilizan tres o cuatro suicidios por mes, todos ellos nacidos del paco y, en especial, de la pérdida de expectativas.


Los objetivos tienen además fundamentos pedagógicos. "El ajedrez es la simple manera de expresar la creatividad y la inteligencia de cada persona, pero va más allá. El ajedrez no se juega de a dos, sino de a cuatro: cada uno y su mente, contra el rival y su mente. El dominio de uno mismo y la mente será el desafío y mejor logro. Y si un niño aprende su mente se abrirá a un mundo lleno de obstáculos pero frente a los cuales la estrategia y la confianza en sí mismo permitirán superarlos. Al ajedrez se lo debe enseñar para enseñar a vivir", sostiene Aramayo.
Los trebejistas sociales caminan las calles y respiran el aire de los barrios. Sus opiniones sobre la realidad no son temas de sobremesa sino compromiso de vida.
Su sueño es poblar todas las plazas con tableros, como lo hicieron varios domingos de 2016 en la 9 de julio.
Aprender a pensar, prever y decidir
Omar Rojas es ajedrecista de corazón e instructor en Constitución. Habla con entusiasmo al realizar un balance del año 2016. "Todo positivo. Trabajamos con la Policía Infantil, Constitución sacó un premio, los padres nos apoyan cada vez más y cada vez hay más niñas y jóvenes que se suman al ajedrez".
Rojas está convencido de que el proyecto va por muy buen camino aunque, advierte, "nosotros no hacemos apostolado de ajedrez; nuestro compromiso más profundo consiste en que nuestro deporte sirva como instrumento de recuperación de los jóvenes".

Jóvenes ajedrecistas en el CIC de Barrio Unión con el instructor Francisco Torres. Foto Pablo Yapura

Ese compromiso tiene un fundamento teórico. El ajedrez tienen valor educativo por su carácter de entretenimiento, porque desarrolla el pensamiento táctico, las capacidades lógico motrices de resolución de problemas y ejercita en la toma de decisiones. Además, demuestra ser un formidable instrumento de socialización que atraviesa todas las barreras sociales y culturales.
"El juego ejercita la atención porque el jugador debe concentrarse en lo que ve y en lo que puede pasar; ejercita la memoria, porque cada partida es una experiencia que se acumula", opina Alejandro Gaite, de Asunción.
Es una práctica inigualable de razonamiento, desarrolla la creatividad, obliga a fortalecer el carácter, porque "todo jugador se compromete con el juego y pone todo de si mismo", acota Facundo Carral, instructor de Limache.
Cristian Gutiérrez, de Santa Cecilia, destaca que "como juego individual, el ajedrez fortalece el protagonismo y la responsabilidad personal del jugador".
La fortaleza del ajedrez, la que lo convierte en un medio de fuerte influencia social, radica en que no se trata de un mero entretenimiento individualista, sino que vincula y compromete al jugador con la realidad al obligarlo a analizar, prever y resolver, y sentir que es capaz de tomar decisiones.
"La exclusión genera en los chicos el sentimiento de que nada se puede cambiar y que todo está predeterminado; el ajedrez les permite experimentar personalmente que la vida es una construcción de la que uno es protagonista", concluye Javier Cornejo.

lunes, 19 de diciembre de 2016

50 AÑOS REZANDO POR LA PAZ MUNDIAL


Felipe Hipólito Medina





 “La No-Violencia: un estilo de política para la paz” (Papa Francisco)




“Nos dirigimos a todos los hombres de buena voluntad para exhortarlos a celebrar «El Día de la Paz» en todo el mundo, el primer día del año civil, 1 de enero de 1968. Sería nuestro deseo que después, cada año, esta celebración se repitiese como presagio y como promesa, al principio del calendario que mide y describe el camino de la vida en el tiempo, de que sea la Paz con su justo y benéfico equilibrio la que domine el desarrollo de la historia futura.
Nos pensamos que esta propuesta interprete las aspiraciones de los Pueblos, de sus Gobernantes, de las Entidades internacionales que intentan conservar la Paz en el mundo, de las Instituciones religiosas tan interesadas en promover la Paz, de los Movimientos culturales, políticos y sociales que hacen de la Paz su ideal, de la Juventud, —en quien es más viva la perspicacia de los nuevos caminos de la civilización, necesariamente orientados hacia un pacífico desarrollo—, de los hombres sabios que ven cuán necesaria sea hoy la Paz y al mismo tiempo cuán amenazada.” Así comienza la carta del Papa Pablo VI en 1968 cuando convocaba a la primera jornada mundial por la Paz, y los siguientes pontífices siguieron con esta tradición de orar y generar actividades que promuevan la paz y la conciencia de trabajar todo el año por la paz entre los pueblos y naciones. Tanto Juan XXIII como Pablo VI fueron grandes maestros de la Paz. Juan Pablo II fue un gran promotor de diálogo y paz, entre las naciones y sobre todo entre las religiones. El papa Francisco  tomó a la Paz como el eje de su programa pastoral convocando a todas las religiones a orar y trabajar por la paz mundial, conciente de que vivimos en un clima de guerra mundial no convencional; “una tercera guerra mundial  por partes”,  dirá el mismo Papa.
Este año ha convocado a la 50ª jornada mundial por la paz para el 1 de enero de 2017 con el lema  “La No-Violencia: un estilo de política para la paz”.
 Francisco nos recuerda que “la violencia y la paz están en el origen de dos maneras opuestas de construir la sociedad. La proliferación de brotes de violencia da origen a gravísimas y negativas consecuencias sociales. ‘Una tercera guerra mundial por partes’”, es la expresión  que ha utilizado en distintas ocasiones para referirse a los diversos conflictos que ocurren en el mundo.
La paz tiene consecuencias sociales positivas y permite realizar un verdadero progreso. Por lo tanto, debemos movernos en los espacios de lo que es posible, negociando vías de paz, incluso ahí donde las dichas vías parecen ambiguas e impracticables, dirá el Papa. De esta manera, “la no-violencia podrá adquirir un significado más amplio y nuevo: no solo como aspiración, deseo, rechazo moral de la violencia, de las barreras, de los impulsos destructivos, sino como enfoque político real y realizable, abierto a la esperanza”.
“Se trata de un método político fundado en la primacía de la ley. Si se salvaguardan los derechos de cada persona y la igual dignidad de cada uno sin discriminación ni distinción, la no-violencia, entendida como método político, puede constituir una vía realista y llena de esperanza para superar los conflictos armados. En esta perspectiva, es importante que siempre se reconozca la fuerza del derecho, en vez, del derecho de la fuerza”.
Con este mensaje, el Papa Francisco desea indicar un ulterior paso, un camino de esperanza conforme a las presentes circunstancias históricas: para obtener la resolución de las controversias a través de la negociación, evitando que se degeneren en conflictos armados. El diálogo es el nombre propio de la Paz. La no violencia debe ser más que un anhelo o deseo, deben actuar para combatir el tráfico de armas.
Con la paz se puede proyectar un futuro diferente, se vive un presente con esperanza y alegría, sin temores. En un ambiente de paz se puede pensar en el mañana y comenzar a construir el futuro inmediato y a largo plazo con proyectos que mejoren la calidad de vida material y espiritual de los pueblos. Construir sobre la paz es pensar en un mundo sin armamentismo y son drogas ni narcotráfico. Es pensar en pueblos alegres, generosos y sin miedos. Es pensar en jóvenes y niños valientes y altruistas.
Feliz año nuevo a todos los que escucharon, criticaron, difundieron y agradecieron este espacio de reflexión. Mucha paz en los corazones y en los hogares, muchas paz en la ciudad. Feliz año nuevo.



sábado, 3 de diciembre de 2016

¡Larga vida al libro antiguo!





Texto Por Alberto Casares, sugerido por Ricardo Alonso




El texto inédito que se reproduce a continuación fue el discurso de inauguración de la Décima Feria del Libro Antiguo de Buenos Aires, llevada a cabo en el CCK el 9 de noviembre de 2016. Alberto Casares, presidente de la Asociación de Libreros Anticuarios de la Argentina lo cedió gentilmente a nuestro colaborador Dr. Ricardo N. Alonso quien nos solicitó su publicación dado los valiosos conceptos que contiene en cuanto a la historia pasada, presente y futura del libro papel.
Buenas noches. En nombre de todos mis colegas libreros anticuarios reunidos esta noche les damos la bienvenida a nuestra 10a. Feria del Libro Antiguo de Buenos Aires. Cuentan que cuando murió doña Leonor Acevedo, la madre de Borges, a la edad de 99 años, alguien se acercó a él a darle sus condolencias y le dijo “pensar que por poco tiempo hubiera llegado a los 100”, a lo que Borges contestó: “caramba, señora, veo que usted es devota del sistema decimal”.
Pienso que todos de alguna manera lo somos y el sistema decimal lo llevamos impreso en nuestra condición humana. Por esa devoción, hoy nos sentimos orgullosos y felices de haber llegado a nuestra 10a. feria. Cuando a principios del siglo un grupo de libreros nos propusimos refundar la Asociación de Libreros Anticuarios de la Argentina, “ALADA” y entre otras actividades, organizar ferias de libros antiguos, nos pareció una hermosa pero difícil tarea. Con mucho entusiasmo, amor y pasión por el libro,  fuimos avanzando y no sin esfuerzo hoy festejamos esta décima edición.
Algunos colegas nos acompañan desde la primera feria en el Museo Larreta en el barrio de Belgrano, luego en el Paláis de Glace, en el Museo Fernández Blanco, en el salón Alfredo Bravo del Ministerio de Educación, en la Abadía de San Benito y hoy en este emblemático Palacio de Correos al que todos hemos visitado tantas veces para imponer una carta de amor o una encomienda, para adquirir una estampilla con el “sello Primer Día” o para hacer o recibir un giro postal. Esta tarde misma he vuelvo a visitar la magnífica sala de las casilla de correo donde cientos o miles de ellas recibían a diario la correspondencia del país y de todo el mundo.
Otros colegas no pudieron acompañarnos en todas las ferias pero se han ido sumando nuevos expositores, algunos de ellos jóvenes libreros que vibran en la misma cuerda y que sienten como los viejos la misma pasión. Mucho se habla de las nuevas formas de comercialización del libro a través de grandes cadenas que opacan la figura del librero. Mes a mes las “novedades” van desplazando los libros publicados meses atrás que rápidamente pasan a “descatalogarse” –curiosa forma que tienen las editoriales para firmar el acta de defunción de un libro.
También se habla de los avances de internet y del libro digital. Nosotros, los libreros anticuarios y especializados en los buenos libros, capaces de separar la paja del trigo, trabajando a diario para poner en valor muchas cosas que se perderían, colaborando con instituciones públicas y privadas, acercando las viejas novedades a lectores ávidos, bibliófilos, estudiosos y coleccionistas, seguimos haciendo honor a este viejo y maravilloso oficio, contra viento y marea, porque el libro, objeto de nuestros desvelos es indestructible.
Miramos atentamente la fecha de publicación de nuestros libros pero jamás establecemos su fecha de vencimiento.Aquí hemos puesto al alcance de todos las maravillas que pasan por nuestras manos. Salimos del museo, de la biblioteca, del silencio de nuestro recinto, para acercar a todos el maravilloso mundo del libro antiguo, del cual fuimos y seremos celosos custodios.
Agradecemos mucho al señor Ministro Hernán Lombardi, al director del CCK señor  Gustavo Muzzi, al personal de esta casa que nos ha abierto generosamente sus puertas, a los colegas expositores y a todos los amigos que hoy nos acompañan. Los invitamos a compartir una copa de vino para celebrar al libro en esta nueva fiesta, que eso es nuestra feria anticuaria. ¡Larga vida al libro! Buenas noches.
Fuente: (Aporte exclusivo del Dr. Ricardo Alonso)

miércoles, 30 de noviembre de 2016

La verdad que duele: no somos competitivos





Los vicios de nuestra cultura económica y la falta de políticas adecuadas han relegado a la Argentina y a Salta a los últimos puestos para la oportunidad de negocios.




En muchas oportunidades escuchamos decir – especialmente a nuestros empresarios – que necesitamos tener un dólar más caro para que nuestros productos sean competitivos en el exterior e incluso en el mercado interno.
No es un tema menor ya que en nuestro país la cotización del dólar se maneja con lo que se denomina "una flotación controlada" para regular el ingreso, salida y reservas de esta divisa, y también como ancla para frenar la inflación, muy distante de la oferta y demanda.
Hoy nuestra economía no solo ha dejado de crecer sino que también disminuyeron las exportaciones y estos síntomas preocupan no solo a los empresarios sino también al propio Gobierno; unos y otros deben generar las condiciones para revertir esta situación.
MEJORAR COMPETITIVIDAD
El concepto de competitividad no tiene parámetros precisos. Su definición depende del tipo de análisis que desarrollemos para referirnos a un determinado nivel: nación, sector, producto, cadenas de valor, etapas de producción, mediano o largo plazo, reconversión o penetración en los mercados, entre otros.
Si analizamos la competitividad de las empresas de un país, podemos decir que es la capacidad para perfeccionar, producir y vender sus bienes y/o servicios en el mercado internacional compitiendo con empresas de otros países.
La Harvard Business School define a la competitividad como la habilidad de un país para crear, producir y distribuir productos o servicios en el mercado internacional, manteniendo ganancias crecientes de sus recursos. Podemos definir dos tipos de competitividad:
a) la artificial, que se sustenta en varios factores como la disminución de la demanda interna, el aumento de la capacidad ociosa, la explotación de recursos naturales extensos y abundantes, el aprovechamiento de mano de obra barata, otorgamiento de subsidios a los factores de producción, manipulación de la tasa de cambio y otorgamiento de préstamos con tasas diferenciales, entre otros. Está claro que todas estas condiciones no son sustentables ni perduran en el tiempo; son solo circunstanciales.
b) la competitividad estructural apoyada en la capacidad de una economía que tiene como parámetros; tornar eficientes la organización empresarial, las cadenas productivas, la incorporación de innovaciones tecnológicas en un marco de patrones de productividad; esta competitividad es perdurable en el tiempo y está apoyada con políticas de Estado.
LOS RETOS DEL MUNDO
Recientemente un CEO del Grupo Adecco presentó un informe en la ciudad suiza de Davos y explicó: "El mundo del trabajo está cambiando más rápido que nunca y aporta tanto grandes oportunidades como retos. A medida que avanzan las tendencias de digitalización y envejecimiento, se confirma la gran importancia que tiene la movilidad del talento a la hora de impulsar la competitividad y de equilibrar los excedentes y las carencias de facultades en el mundo. Los países líderes demuestran que, para atraer al talento, los gobiernos deben invertir en educación y en conocimiento, así como reducir la burocracia y simplificar los mercados laborales. Los empleadores deberían acoger la movilidad de talentos, invertir en hiper conectividad para capitalizar la tecnología, sacar provecho de las oportunidades que ofrece la economía mundial y crear empleos". Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) actualmente existe en el mundo más de 200 millones de personas se encuentran en situación de desempleo con el agravante que el 47% de los puestos de trabajo corren peligro a medida que avanza la automatización.
Aclara que la población cada vez está más envejecida y los desafíos aún son mayores, este organismo prevé que para el año 2030 las generaciones más jóvenes se reducirán a la mitad y la de mayores de 65 años será el grupo que más crecerá, provocando escasez de mano de obra en países como Alemania (10 millones), Brasil (40,9 millones) y China (24,5 millones)
ARGENTINA Y LA COMPETITIVIDAD
La escuela de negocios IMD elaboró un ranking para 2016 y diagnosticó que Argentina sigue siendo uno de los países menos competitivos del mundo; la ubica en el puesto número 55 sobre 61 naciones con un avance de 4 posiciones respecto del año anterior.
Este informe reconoce que respecto a infraestructura se encuentra mejor posicionada y la ubica al puesto 51. Par esto analizó la base tecnológica, científica y de recursos humanos que posee el país para el desarrollo de los negocios.
Otorgó la nota más baja a la capacidad del Gobierno para generar políticas que conduzcan a la competitividad, aumentando la nota cuando analiza la forma en que las empresas están innovando, buscando que su trabajo sea rentable y responsable. La evolución de la macroeconomía le da un mayor puntaje y el informe determina los factores que registran los progresos más significativos respecto al año anterior y también los retrocesos más salientes.
Entre los progresos respecto del año anterior figuran; la transparencia, la situación de las finanzas públicas, la política monetaria del Banco Central, el combate contra los sobornos y la corrupción y la calidad de las decisiones gubernamentales. Y los aspectos que desmejoran a la Argentina son; el déficit de la cuenta corriente, el desequilibrio de las cuentas del Tesoro, la cantidad de maestros en la educación secundaria, la baja en el producto bruto interno por habitante, entre otros.
El trabajo, que contó con la colaboración de la Universidad Católica Argentina, señala cinco desafíos. Ellos son:
Sostener la estabilidad económica a través de una creciente cohesión social y política.
Fortalecer la administración pública y el imperio de la ley.
Contener las presiones inflacionarias mediante políticas monetarias y fiscales, pero sin poner en peligro el crecimiento.
Fomentar la competencia en sectores clave en la formación de precios.
Desarrollar incentivos para estimular la actividad empresarial y la internacionalización en actividades con mayor valor agregado.
En este trabajo la novedad es que Estados Unidos dejó de estar en primer lugar, de donde lo desplazó Hong Kong, caracterizado por mantener un ambiente favorable para realizar negocios; luego Suiza, país del que se destaca su compromiso con la calidad de la oferta, y en tercer lugar la superpotencia del norte, a la que siguen Singapur, Dinamarca, Holanda Noruega y Canadá, caracterizadas con regulaciones favorables para la realización de negocios contando con infraestructura física como intangible e instituciones inclusivas.
Respecto a Latinoamérica, Chile ocupa el puesto 36 y Argentina fue el único que avanzó, superando a Brasil que se ubica en el puesto 57.
En nuestro país existen bienes y servicios que lograron competir en el mundo pero para muchos otros la distancia a lograrlo depende de muchos factores, el desafío está latente, es cuestión de intentarlo.
Y POR SALTA, ¿CÓMO ANDAMOS?
En Salta, y el Norte Grande en general, estamos sometidos a variables que maneja el Gobierno nacional (de turno), pero esa dependencia de una organización centralista ha generado una costumbre demasiado extendida de esperar que llueva "maná del cielo".
Las tres fortalezas básicas de nuestra provincia, agro, turismo y minería, están subaprovechadas debido, especialmente, a errores de concepto y a falta de políticas de desarrollo, que llevan a gobernantes y a empresarios a ceder la iniciativa.
Existen problemas concretos y graves, como el costo del transporte, el déficit de infraestructura de caminos y de riego, y los costos productivos. Pero también es cierto que no hay una decisión por el desarrollo de la industria alimentaria, dato que se confirma apenas se recuerda la paralización de millones de hectáreas por un capricho político, fundado en pretextos ambientales sin sustento pero explicable, exclusivamente, por intereses ajenos a la provincia y que movilizan a las organizaciones del fundamentalismo verde.
En menor medida, la indolencia para sostener políticas técnicamente fundamentadas ha llevado al empantanamiento del desarrollo turístico, librado a la suerte de la inercia y sin iniciativas estatales ni privadas locales.
A esto se suma la minería, una actividad con capacidad para generar hasta 80 mil empleos en nuestra provincia y que comienza a ver luz en el horizonte luego de una década de oscurantismo.
En nuestro caso está fallando la vocación productiva.
Como en todos los problemas de fondo, la solución va a empezar a vislumbrarse cuando se instrumenten medidas firmes para la generación de empleo, la modernización tecnológica y la formación técnica del recurso humano.